sábado, 9 de febrero de 2008

De clubes y seguridad social


Ayer viernes en horas de la tarde, la CCSS clausuraba el estadio Rosabal Cordero por la deuda que mantiene el Club Sport Herediano con la benemérita. Consecuentemente, el clásico provincial que se tenía previsto para el domingo se suspendió.
No es la primera -ni será la última- vez que le clausuran el estadio a los heredianos. Ya a la gente le parece hasta 'normal' que cierren de vez en cuando el Fello Meza, el Rosabal y hasta el estadio de tibás por cuentas atrasadas con la caja.
A mi modo de ver, estos cierres no sólo perjudican al dueño del estadio, sino a todo el fútbol federado del país. El que clausuren instalaciones no es una solución viable en este tipo de casos, aunque sea el último recurso ejercido por la caja, los cierres dias antes de partidos importantes impide a los clubes poder recibir el dinero para pagar algún porcentaje de la deuda y los salarios. Si tomamos este último caso, al partido de mañana uno podría decir que iba a tener una buena asistencia, ahora que fue trasladado para el miércoles 27, estoy seguro que la asistencia va a ser menor (el dia y la hora, el que estemos a finales de quincena hacen que menos gente asista).
Es por lo que me pregunto ¿es negocio para la caja tratar así al fútbol? ¿por qué en vez de cerrar el lugar de ocio de mucha gente, no cierran alguna empresa grande?¿por qué mejor no embargan la taquilla de un partido importante?
Hace algunos meses en una reunión, el arq. Rafael Solís, manifestaba que era deber de la dirigencia de Liga Deportiva Alajuelense el ir y buscar una solución para el entre problema la caja y los clubes de fútbol, don Rafael planteó una idea que me parece sensata: la CONDENACIÓN de la deuda por parte de la caja. Pienso que es sensata porque si seguimos con estos cierres los clubes van a desaparecer(ya de hecho desapareció uno que jugaba de color remolacha). Los equipos no pueden pagar las cifras que adeudan, en alajuela están viendo cómo reducir la dueda, en cartago viven escondiéndose y en Heredia ya ni vergüenza les da, o sea, esa plata los ticos nunca la vamos a ver. Por eso, si la caja perdona lo adeudado hasta hoy, empezaríamos de nuevo, con un compromiso SERIO de los clubes por pagar las cuotas mes a mes, y que de incumplirlo, sean, ahora sí, castigados severamente por la ley, siendo del caso, encarcelando a los mismos presidentes de los clubes. Con esto, se lograrían varias cosas:

  • Se ponen los equipos en regla.
  • Se desinflan los salarios de los jugadores, ganando lo que realmente valen y no millonadas como hoy en día.

La seguridad social es un compromiso para todos. Con una CCSS sensata, empleadores comprometidos y trabajadores responsables se puede solucionar el asunto tan penoso. La industria del fútbol no gana tantos millones como para pagar deudas y generar espectáculo al mismo tiempo.

1 comentario:

Leon dijo...

La solución planteada es lo ideal.

Pero lamentablemente, la CCSS no puede negociar ni perdonar deudas por Ley (lo cual me parece bien).

Eso sí, el cierre de un estadio en forma temporal no tiene el mínimo sentido.